Repetir la historia.

No es secreto, estamos ad-portas de una de las elecciones más importantes de nuestra historia. Proceso en el cual, nobleza obliga, existen una serie de factores – presentes desde su génesis a conclusión- que lo vuelven inédito a nivel mundial. Pese a ello, la experiencia comparada tiene algo que enseñarnos.

Dado sus características (La fuerte desinformación y emocionalidad de la campaña; la extensión al absurdo de los argumentos de ambos bandos; la proliferación de noticias falsas; entre otros) algunos expertos y expertas comparan -guardando las proporciones- esta elección con el Brexit, referéndum tras el cual Reino Unido decidió retirarse de la Unión Europea. Uno de los hechos más curiosos que dejó esta elección, es que, una vez conocido los resultados, lo más buscado en Google fue “¿Qué es la Unión Europea?”.

Equivalente a que una vez terminadas las votaciones del domingo lo más buscado fuere “¿Qué es una Constitución?”. Debemos tener mucho cuidado de no repetir los errores cometidos por otros, e informarnos ampliamente a fin de evitar -en lo posible- quedar con las posturas más irracionales y caricaturizadas de ambos discursos, pues no debemos olvidar que para una sana convivencia democrática ambas opciones son igual de validas.

Y, por sobre todo, lograr una comprensión real sobre que se está votando y las implicancias que conlleva dicho voto para su futuro e intereses. Otro fenómeno presente en el Brexit fue la utilización del voto como castigo, pues no se estaba respondiendo a lo preguntado (“quedarse o irse de la UE”) si no que fue utilizado como signo de protesta contra el gobierno, la inmigración, las políticas de integración regional, entre otras. Similar a lo que se busca por ambos sectores al volver este plebiscito, por una parte, una “tercera vuelta” para el gobierno del Presidente Boric; o, al condicionar sobre la necesidad de un resultado favorable para dar cumplimiento al programa de Gobierno.

La polarización extrema, existente a día de hoy, maliciosamente olvida que al final del domingo -independiente del resultado- todos deben volver a sentarse en la misma mesa y trabajar juntos por un mejor país.

PABLO CASTRO

Ayudante Programa de Estudios Europeos UdeC.

en_GB