La academia como motor de la internacionalización de Concepción

Pablo Daniel Navarro Rosas
Estudiante de quinto año Derecho UdeC
Ayudante Programa de Estudios Europeos

El pasado jueves se realizó el seminario internacional “Paradiplomacia y Juventudes”, evento que destacó por entregar las distintas perspectivas de estudiantes latinoamericanos sobre el tema. Dentro de lo paneles presentados se habló sobre la importancia de las juventudes en la internacionalización de las ciudades, lo que llevó a una interesante reflexión sobre el caso chileno.
Pese a su centralismo, político y administrativo, las ciudades y regiones chilenas han comenzado a tomar presencia en la arena internacional, a través de distintos mecanismos, como es el caso de los acuerdos de hermanamiento.

Aunado a ello, se destacó la importancia que ha tenido la academia en el impulso paradiplomático de nuestro país, a través de cursos, seminarios, charlas y estudios sobre este fenómeno, que entregan herramientas e información acerca de su importancia para el desarrollo de los distintos territorios.

En tal sentido, se trajo a colación el caso de Concepción, ciudad que ha realizado políticas de internacionalización como fruto de esfuerzos políticos, pero también académicos. Sobre este particular es importante mencionar el Diploma “Formación de competencias innovadoras y emprendedoras para la internacionalización de la Región del Biobío” del año 2018, que contó con la participación del mundo académico, político y de la sociedad civil, aportando herramientas necesarias para promover la proyección internacional de Concepción y de la Región.

Por otro lado, existen indicios del estudio de esta práctica en la facultad de Derecho de la Universidad de Concepción, donde un electivo de dicha facultad esboza temas relativos a la internacionalización de unidades distintas al Estado central. Asimismo, en el magister de Derecho Público de la misma casa de estudios existen líneas de investigación encuadradas en el estudio de la diplomacia subestatal y la adaptación del Estado al nuevo contexto internacional.

Esta práctica de curricularizar lo que algunos denominan paradiplomacia, es esencial para dotar a los nuevos profesionales de las habilidades requeridas en pos de aportar a las necesidades locales, que encuentran oportunidades en la escena internacional, especialmente por la adopción de “regionalismo abierto” que ha utilizado nuestro país como estrategia de desarrollo.

En ese contexto, la academia se configura como un motor de impulso para la internacionalización de las ciudades y regiones, entregando herramientas y mecanismos metodológicos pertinentes para realizar una política de internacionalización adecuada, profesional y de buenas prácticas.

es_ESES