La importancia de una vacunación universal

Pablo Sebastián Castro Amaza
Egresado de Derecho UdeC
Ayudante Programa de Estudios Europeos

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) de los 81 países del mundo que han aprobado sus planes de vacunación contra el COVID 19, 54 han incluido en ella a los grupos de refugiados y migrantes.

La importancia de esto es sustancial, puesto que, es imposible romper o ralentizar sustancialmente la transmisión del virus a menos que un mínimo del 70% de la población se encuentre inmunizada. Y es precisamente este el problema que se ve en nuestro horizonte.

Es innegable el gran éxito que ha tenido la estrategia de vacunación contra el COVID 19 en nuestro país y ha significado la movilización del personal de salud a lo largo del territorio nacional. Llegando a obtenerse el reconocimiento a nivel internacional como uno de los países que lidera los rankings de vacunación a su población.

Al respecto, la estrategia inicial del gobierno, se centraba en otorgar una vacuna con carácter de gratuita, universal y voluntaria. Señalándose como parte de esta universalidad a los grupos migrantes al indicarse “ellos tienen derecho a ser vacunados igual que los chilenos”.

Por ello causó gran sorpresa las declaraciones ofrecidas por el Canciller Allamand al informar un cambio del criterio existente en el plan de vacunación. Donde, desde ahora se excluye a los extranjeros que hayan entrado con visa de turista, los extranjeros que estén como turistas y no necesiten, y los que estén en una situación irregular a menos que hayan pedido una visa temporal o definitiva.
Estas declaraciones eclipsan un proceso de vacunación que se ha desarrollado de manera ejemplar hasta la fecha.

El negar el acceso a la vacuna, o dejarlo supeditado al estatus migratorio de quien la solicita, es una medida discriminatoria contra un grupo que ya se encuentra en situación de vulnerabilidad.
La crisis causada por la pandemia nos debería dejar claras señales de que este no es el momento de pensar bajo una lógica individualista, si no por el contrario, ha de apuntarse a todos quienes residen en nuestro país.

Es por ello que debe insistirse en un cambio de criterio. Estamos ante un momento histórico en que es necesario cooperar y resaltar nuestra humanidad, haciendo todos los esfuerzos posibles para poner fin a la crisis. No de extender las diferencias.

Para ello es necesario un plan de vacunación que sea realmente gratuito, universal y voluntario.

es_ESES