Pactos sociales en Europa: ¿Un modelo a seguir?

Jeanne Simon
Académica Programa de Estudios Europeos
Universidad de Concepción

La crisis actual se basa en el cuestionamiento del modelo neoliberal y la oferta privada de políticas sociales. Dentro de este contexto, la llamada para un nuevo pacto social nos exige mirar a otros modelos económico-sociales, como el Modelo Social Europeo (MSE) que busca reconciliar el desarrollo económico con los derechos sociales a través de políticas públicas que protegen a las personas de la inseguridad asociada con la economía del mercado.

Además de ser democrático, los Estados de la Unión Europea reconocen que la protección de los derechos sociales es la mejor manera de lograr paz, seguridad y desarrollo. En contraste con el Estado chileno, que se limita a garantizar la libertad económica, los Estados europeos se comprometen a promover las condiciones necesarias para que cada ciudadano/a pueda participar efectivamente en la política y la economía. En particular, cuentan con políticas sociales universales que protegen los derechos y fomentan la solidaridad, considerando las interrelaciones entre políticas económica, sociales y de trabajo.

Una segunda característica del Modelo Social Europeo (MSE) es el reconocimiento de la importancia de diálogo y de cohesión social para una economía basada en conocimiento. Esencialmente, la mayor igualdad lograda a través del acceso universal a salud y educación de calidad se asocia con mayores niveles de confianza interpersonal, facilitando innovación y solidaridad.

Al mismo tiempo, el MSE requiere un nivel alto de impuestos para su funcionamiento y emergen conflictos especialmente en tiempos de crisis económico. Dentro de este contexto, un pacto social permite repensar y reordenar las responsabilidades para que haya un futuro aceptable para todos. A partir del reconocimiento de las interrelaciones sociales y económicas, cada actor aporta según su capacidad, generando compromisos de mediano plazo (3-6 años) para facilitar coordinación y el logro de metas comunes. De hecho, desde 1970, casi la totalidad de los Estados europeos (excepto Reino Unido y Suiza) han elaborado más de 100 pactos sociales entre el Estado, el sector productivo y los trabajadores.

En el corto plazo, seguir el modelo europeo y construir un pacto social sobre sueldo mínimo, pensiones y salud podría permitir establecer una nueva normalidad en Chile mientras que se empieza a trabajar un nuevo contrato social.

es_ESES