Para frenar la desinformación en torno al Coronavirus

Gilberto Morales C.
Integrante del Programa de Estudios Europeos

El impacto mundial que está causando el Coronavirus no sólo remece a los sistemas sanitarios, políticos y financieros, sino también a los sistemas informativos que tienen directa influencia en el modo en que la ciudadanía percibe esta emergencia de salud pública. En este escenario es particularmente relevante poner atención a la desinformación que en tiempos de crisis se propaga fácilmente.

Desde el año pasado, la Unión Europea cuenta con un plan de acción para contrarrestar noticias falsas. La iniciativa considera aumento de recursos, respuesta coordinada a los ataques, código de buenas prácticas y creación de grupos de verificación y contraste de datos. De esta forma, se busca mejorar la detección de noticias falsas con personal especializado y herramientas de análisis de datos, enfrentar la desinformación en tiempo real, identificar cuentas falsas e interacciones no humanas, sensibilizar a la ciudadanía de posibles campañas de desinformación y detectar tempranamente noticias falsas en redes sociales.

Todo lo anterior se está poniendo a prueba durante estas semanas con el aumento de informaciones acerca del Coronavirus. El esfuerzo de la Unión Europea ha requerido del compromiso de Twitter, Facebook, Google y Mozilla, que esta semana presentaron medidas contra la desinformación en las redes sociales. La vicepresidenta de la Comisión Europea para Valores y Transparencia, Vera Jourová, se reunió el martes con ejecutivos de estas plataformas y -según informó la agencia EFE- destacó las medidas que promueven mensajes de fuentes confiables y autoridades sanitarias como la Organización Mundial de la Salud y que, al mismo tiempo, se propongan eliminar y restar visibilidad a la información dañina o anuncios engañosos. En dicha reunión se analizaron los reportes de las redes sociales que dan cuenta de “diferentes tipos de desinformación o información falsa” sobre el brote de Coronavirus que incluyen remedios falsos y peligrosos para la salud, mentiras sobre el origen del virus o la forma y velocidad de expansión. Esta colaboración entre instituciones repercute directamente en la calidad de la información que recibe la ciudadanía y en el caso de Unión Europea demuestra, además, que las iniciativas impulsadas anteriormente en materia de desinformación ya están dando sus frutos.

Valga todo lo anterior para buscar en Chile iniciativas que nos permitan salvarnos de la desinformación ahora que ya tenemos en nuestro país a personas a quienes se les ha detectado el Coronavirus.

es_ESES